Denuncia Matemática falsa

Muy buenas tardes, Twitter, escribo para denunciar los siguientes hechos.

Quiero decir, en primer lugar, que la persona que administra esta cuenta está trastornada. No hay tal centro del Cinvestav al que dicha persona acuda, porque simplemente y sencillamente ni la persona que allí escribe es matemática, ni estudia un doctorado, ni está preparándose para un Encuentro de mujeres matemáticas ni ninguna jalada del estilo. Lo que en cambio sí ha hecho esta sujeta desfachatada es tener acceso a mi página personal, La ciudad de Eleutheria, y dedicarse desde entonces a emular mi personalidad, a inventar que es o matemática o filósofa, o cualquier otra charlatanería —dado que tengo estudios de filosofía en la UNAM, además de ser matemática— y, en suma, a saquear el contenido de mi blog y páginas personales para dedicarse a tuitear aquí. Es como si tuviera una fascinación mórbida con mi personalidad y con lo que soy, pero que, en lugar de confesarlo abiertamente después de haber leído mi blog, escribiendo un comentario amigable en algún post, por ejemplo, no soportara la idea de mi existencia, y entonces tuviera que recurrir a todos estos recursos infantiles, en donde inventa que soy yo, para sentirse menos miserable, deduzco, por no poderse asemejar a mí o no poder invisibilizarme en redes o algo muy raro y retorcido.

Si acceden a mi blog, podrán ver que en el mismo he publicado diversos textos sobre temas de filosofía, de matemáticas, de ciencia, de política, etcétera, y que todo este material y los rasgos de personalidad que se logran asir de mí a través de mis textos los adopta la tipa para crear sus perfiles bizarros. Supongo que tendré que asumir que siente una profunda e insana admiración por mí, y que por dicha razón se dedica a hacer todas estas idioteces.

Hay más de seiscientos posts alojados en mi blog y otra cantidad igual en otro miniblog en una de mis páginas en Facebook y esta tipa desfachatada, sin ningún tipo de escrúpulos ni vergüenza, toma dicho material, como si fuera Juan por su casa, para tener alguna sandez retardataria que decir en twitter y ganarse el aplauso del público. Incluso los textos que he escrito para Microfilosofía, Más Dimensiones, Rebelión, Filosofema, Detour, Dúnamis, etcétera, son utilizados por esta mujer. Digamos que es mi lectora, pero sin tener el valor para reconocerlo abiertamente. Tiene decenas de cuentas en Twitter en donde hace esto mismo, pero variando en cada una de ellas los diversos rasgos de mi personalidad y los diversos intereses que tengo. Lamentablemente y, como es obvio, me resulta materialmente imposible documentar las graciosadas que esta sujeta ociosa comete con mi blog, pues tendría que tomar cientos de pantallas para hacerlo. Por el momento, me limitaré a pedir formalmente a Twitter que cancele esta cuenta.

Adjunto un archivo PDF a este reclamo, en donde aparecen un par de pantallas que demuestran que su bio está tomada de mis escritos, dejo también un enlace a mi blog para que ustedes mismos comprueben parte de lo que estoy denunciando en este texto.

Pediría a Twitter que cancele esta cuenta, pero que, al hacerlo, ponga al tanto a esta persona de las razones por las que su cuenta apócrifa ha sido cancelada.

Quedo de ustedes.

Atentamente, Eleutheria Lekona.

Una denuncia que puse hace como diez mil años en Twitter y que nunca publiqué. La pongo aquí a modo de hecho documental, nada más. Probablemente el texto lo escribí en algún momento entre 2014 y 2017. Y ahora ni siquiera recuerdo si tan siquiera lo envié.

 

0 comentarios:

Blogger Templates by Blog Forum